HABLEMOS DE EDUCACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA – Parte I

Félix Miranda Quesada

Periodistas con mala praxis, Profesionales de todas las áreas del conocimiento, políticos y politiqueros, Empresarios (Principalmente los que manejan los hilos del complejo entarimado Gobierno – Empresarios) Público en general…

Si usted no está en el Sector Educación o tiene vínculos cercanos y vivencias directas con personas directamente vinculadas con la educación; si usted no sabe qué es currículum educativo, qué es currículum oculto, qué es pedagogía, qué es andragogía; si nunca ha estado en un aula con 30 o 40 estudiantes, si nunca ha estado a cargo de una Institución Educativa con 200 y hasta 1000 estudiantes; si no sabe de Evaluación, Planeamiento y Mediación, Pensamiento Crítico en la Educación, pero, sobre todo, si usted no se informa antes y tiene el deseo de ser objetivo en un tema social tan delicado, como es la educación; usted no debería opinar. Repito que no debería opinar respecto del proceso o procesos llevados a cabo hasta este momento, en materia educativa, en el contexto y circunstancias actuales; por favor, deje eso para los que SÍ SABEMOS, para los especialistas en Educación.

Al escuchar y leer las opiniones de las personas desconocedoras de los procesos educativos y los elementos que lo integran, no se requiere de gran capacidad cognitiva o de mucha inteligencia para identificar, o el sesgo en sus opiniones, o la ignorancia sobre el tema acerca del cual opinan, pretendiendo ser expertos en una materia en la cual, son, simplemente profanos.

Si usted se enmarca en las personas descritas en el primer párrafo de este artículo y previo a continuar con este artículo en un formato académico, respóndase estas tres preguntas:

1.- ¿Qué deberían aprender los estudiantes en el marco de una pandemia mundial con particularidades especiales y consecuencias laborales, económicas y sociales, totalmente diferentes a lo que, durante muchos años hemos estado acostumbrados, no solo a nivel nacional, sino, también, mundial?

2.- ¿Cree que los profesionales en distintas disciplinas y ciencias son menos propensos a verse perjudicados, por la pandemia del coronavirus, por su formación académica?

3.- Una persona con menos conocimiento en las materias denominadas “básicas”, ¿estará menos preparado que los que tienen gran dominio de ellas, para enfrentar una crisis como la actual y, otras que, sin duda vendrán?

Después de la reflexión anterior, transcribo lo que la Política Educativa Costarricense dicta y, donde queda evidenciado que, el currículum adaptado en los últimos meses mediante lo que conocemos como: educación virtual, educación a distancia o aprendo en casa, enmarca perfectamente en lo que, dicha política establece. Al respecto, el marco filosófico y conceptual, redirecciona hacia nuevos paradigmas, siendo uno de ellos “El paradigma de la complejidad”, el cual plantea:

“El Paradigma de la Complejidad: Plantea que el ser humano es un ser autoorganizado y autoreferente, es decir que tiene conciencia de sí y de su entorno. Su existencia cobra sentido dentro de un ecosistema naturalsocial-familiar y como parte de la sociedad. En cuanto a la adquisición de conocimiento, este paradigma toma en cuenta que las personas estudiantes se desarrollan en un ecosistema bionatural (que se refiere al carácter biológico de conocimiento en cuanto a formas cerebrales y modos de aprendizaje) y en un ecosistema social que condiciona la adquisición del conocimiento. El ser humano se caracteriza por tener autonomía e individualidad, establecer relaciones con el ambiente, poseer aptitudes para aprender, inventiva, creatividad, capacidad de integrar información del mundo natural y social y la facultad de tomar decisiones. En el ámbito educativo, el paradigma de la complejidad permite ampliar el horizonte de formación, pues considera que la acción humana, por sus características, es esencialmente incierta, llena de eventos imprevisibles, que requieren que la persona estudiante desarrolle la inventiva y proponga nuevas estrategias para abordar una realidad que cambia a diario”. (Consejo Superior de Educación presentación de una nueva política educativa – Sitio Web del Mep).

Así las cosas, aunque las circunstancias no son para nada deseables, ni de buen recibo por parte de ningún actor de la sociedad en general, ninguna circunstancia mejor para poner a prueba la Filosofía de nuestra Política Educativa y la capacidad de los Actores de la Educación, para ponerla en práctica, mediante el auto aprendizaje guiado y, por ende, la necesidad de reforzar el sistema y fortalecer el sistema mediante la capacitación requerida por parte de todos los actores del proceso.

Nos leemos en el próximo artículo…

(*) Licenciado en Docencia
       Máster en Gestión Educativa
       Contador Público Autorizado