ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE LAS PERSONAS EXITOSAS Y LAS QUE FRACASAN

Félix Miranda Quesada (*)

Actuando con mente de ganador

Mucha gente piensa que la vida es muy injusta. Que trabajas duro y, sin embargo, tus ingresos no son lo suficientes ni para comprarte un helado. Por otra parte, sabes de alguien que ni siquiera derrama una gota de sudor y, sin embargo, vive en lujos y vida abundante. Crees que la vida ha sido muy dura contigo y que solo naciste para sufrir tu destino; eso es pensar con una mentalidad pobre. Pero si crees que eres el amo de tu destino y tienes el control total de tu vida, entonces tienes la mentalidad de un hombre próspero y exitoso.

He leído e investigado sobre fenómeno de la riqueza, e incluso, de los millonarios, y he logrado entender sobre algunos secretos bien guardados de los millonarios que son la clave para abrir la puerta del éxito. En la mayoría de los casos, las personas exitosas dirán que no existe una fórmula precisa para enriquecerse en vida. El secreto radica en la actitud que facilita el flujo de riqueza. El enfoque se trata del aspecto mental de la gente exitosa.

En nuestra sociedad actual, la diferencia entre ricos y pobres se acentúa cada día más. Los ricos se vuelven más ricos mientras que los pobres se vuelven más pobres. Para poder entender esta situación, tenemos que entrar en la mentalidad de la gente exitosa y compararla con la forma de pensar de las personas menos favorecidas. Aquí anoto algunas diferencias entre la mentalidad de la gente exitosa y la de los menos exitosos o no exitosos.

Diferencias entre una mentalidad exitosa y una mentalidad de miseria

Conforme lea estas diferencias, intente evaluar su propia mentalidad e identifique dónde se ubica, principalmente, la suya. Pero tenga en cuenta que el definir «rico» y «pobre» no se refiere, estrictamente a la situación actual de un individuo, como el tamaño de la cuenta bancaria, patrimonio neto, activos, etc. Sino que se refiere al estado mental de la persona. La mente humana es tan poderosa que puede crear activos e incluso pasivos. Si tienes una mente acondicionada para ser pobre, no importa la riqueza que tengas hoy, puedes perderla toda de un momento a otro. Por otro lado, si tienes la mente de una persona rica, puedes crear tu patrimonio desde cero o recuperarlo todo mucho más rápido de lo que tardaste la primera vez, si lo perdieras todo hoy.

Mentalidad Exitosa Mentalidad de pobre
Mentalidad de creación/creatividad (Creador de vida) Esclavo de su propio “destino”
Asume plena responsabilidad sobre sus acciones Vive una vida sin reglas

Si desea ser exitoso, debe, primero que todo, ser responsable de cada acción que toma.

Los ricos piensan que crean su propio destino mientras los pobres piensan que están predestinados a ser pobres

El destino se refiere al curso predefinido de acontecimientos en nuestra vida. La idea del destino tiene antecedentes históricos muy profundos y, la creencia más popular es que está relacionado con la intervención divina. La gente piensa en que, sus vidas con relación al éxito, dependen de la voluntad de un ser sobrenatural. Todos sus actos serán en vano sino coinciden con la voluntad divina.

Destino, acción y gente exitosa

Las personas exitosas crean una vida maravillosa porque no creen en un destino predefinido. En cambio, creen que el éxito en la vida depende, principalmente, de lo que hacen. Si descansas todo el día y esperas a que la fruta caiga, nada nada se moverá, a no ser por la ley de la gravedad. Todo permanecerá en su lugar. Recuerda que «a menos que actúe una fuerza externa, un cuerpo en reposo permanece en reposo y un cuerpo en movimiento permanecerá en movimiento”. Esta es la premisa científica para la acción, que aplican las personas exitosas a sus vidas. Las personas exitosas creen que son responsables de su propia vida. Ellos crean su propio destino y no el juego de la economía, la suerte o el conocimiento.

Por otro lado, la gente sin éxito, la gente pobre, piensan que son esclavos de su propio destino y que hagan lo que hagan no podrán eludir la adversidad, porque están destinados a ella y al fracaso.

Una vida controlable versus una vida no controlable

Tú determinas tu éxito

Por la general, las personas cuya mentalidad no está enfocada al éxito y creen que éste depende del destino, se desarrollan como si la vida no tuviera reglas, o que sus acciones y el resultado de ellas son incontrolables o inmanejables. Es por eso que, incluso, sus fracasos se los achacan al juego de la economía, al jefe y hasta a la familia. Incluso a otros factores que no deberían relacionarse con el éxito o fracaso de nuestras vidas.

Mientras tanto, la gente con una mentalidad exitosa, ven las cosas desde otra perspectiva. Consideran que la vida junto con su éxito obedecen a una serie de planes y que con una buena planificación y acciones adecuadas, los resultados serán favorables y se responsabilizan por todas sus acciones.

Así que, si sigues pensando que en la vida algunas cosas solo te pasan a ti, porque ese es tu destino, eventualmente perderás el poder para cambiar las cosas y controlar tu vida. Una persona de éxito asume la responsabilidad de las circunstancias que creó con sus planes y acciones mientras que una mente perdedora, se siente una víctima del mundo y del destino. Si quieres alcanzar la abundancia y ser exitoso, piensa como lo haría un hombre de éxito. Piensa que tú creas tu futuro y no otras personas, circunstancias o eventos.

(*)
Contador Púbico Autorizado
Administrador Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *