UNA IDEA ABONADA CON CREATIVIDAD HARÁ LA DIFERENCIA

Por:
Félix Miranda Quesada *
Félix Miranda Quesada

En el artículo anterior hablamos sobre la tendencia de las personas a rendirse y a abandonar sus proyectos, las excusas que suelen presentar y, una muy común de que «todo está inventado». También hablamos de algo muy importante que, en mayor o menor grado, todos tenemos: «la creatividad» y, cómo ésta puede ser el motor generador de un emprendimiento o proyecto exitoso para mejorar nuestro estilo de vida y el de nuestra familia.

La Creatividad como proceso

Cuando usted observa un trabajo creativo, podría verlos como algo muy simple, con una belleza y utilidad envidiables; claro ahora que ya es un trabajo acabado. Y eso podría ser desde algo muy sencillo hasta cosas más complicadas; incluso, podría tratarse de cosas no tangibles, como un poema, una canción, etc. Y, es ahí donde talvez se pregunte cómo se les ocurrió la idea. Podría preguntarse ¿Cómo puedo yo utilizar ese proceso creativo en mi trabajo y en mi vida? Para empezar, debemos tener claro que la creatividad no es magia. Ésta, es una mezcla de influencia, «imitación» como lo anoté en otro artículo, pero acompañada de su propia interpretación. Puede ser más fuerte en algunas personas, pero todos podemos entrenarnos para ser más creativos. Y, lo más importante es que la creatividad es «infinita», no se limita solo al arte, la música o a la poesía; abarca prácticamente todos las áreas del conocimiento. Todo dependerá de formarse en el proceso creativo.

Y, aunque el proceso creativo podría ser diferente para todas las personas, tiene algunos elementos o pasos básicos en común. Claro que cada paso será diferente según la persona, el trabajo, la industria, el medio u otros factores. Y, muy importante, puede tomar días, semanas o meses obtener un resultado satisfactorio, según quien lo desarrolle, ya que éste no es predecible y, en última instancia, dependerá de usted. Tenga presente, eso sí, que esto no tiene nada que ver con habilidades aprendidas en estudios formales o títulos universitarios; hablo de cualquier persona que desee cultivar y desarrollar la creatividad para lograr objetivos de superación personal.

Algunos pasos importantes en el proceso

Independientemente de las particularidades de un proyecto, un emprendimiento o un campo determinado, hay algunos pasos en el proceso creativo que pueden considerarse comunes y de aplicación general, que usted debería tener claros para ser exitoso en el proceso.

Preparación. Este paso, que podría considerase «etapa» de preparación es donde usted recoge la mayor cantidad posible de información. Deberá, literalmente, sumergirse en el material. Este paso va acompañado de la investigación. Hay tanto que aprender en cada caso y, entre más aprenda, más aumentará su creatividad. Aprender sobre gustos de las personas, marcas o productos genéricos existentes, formas de elaboración, según el caso, complementos, son solo algunos aspectos a aprender durante el proceso de preparación. Recuerde, entre más aprenda sobre lo que desarrollará, más ventajas competitivas le dará.

Incubación. Este es el paso que podría llevar un tiempo considerable. Para algunos exponentes del emprendedurismo, es aquí donde ocurre la magia. Después de absorber la información del paso anterior, debe examinar los conceptos, verlos de diferentes maneras y experimentar cómo encajan, cómo engranan y es cuando las ideas se marcan en su mente. Puede ser conscientemente o de forma inconsciente. Estando en este paso, procure en este proceso de incubación llegar a la idea maestra, haga algo que lo emocione y lo motive a continuar con este proceso creativo.

Iluminación. No sé si pueda considerarse ésta, como un paso del proceso, pero la verdad es que está ahí, y llega cuando usted ha examinado y profundizado los conceptos, cuando los ha saboreado y ha hecho ese algo que lo emocione y usted dice: «aquí está», este es el punto; como dice el adagio popular, es donde «se le prende la bombilla, el «¡Bingo!», momento en el que se le ocurre la idea perfecta. Es el momento a veces inesperado, pero decisivo. A veces, lo tomará por sorpresa y desapercibido; pero es el momento que debe capturar, o como dicen los americanos «grab», agarrar tu idea, fuerte, que no se le escape o se pierda en su cerebro.

Evaluación. Esta es una etapa o paso bastante difícil; esta es la etapa de razonamiento, la parte en la que examina todas sus ideas y las reduce a lo que funcionará y lo que no. Solemos decir que aquí es, donde aplicará el descarte, ya que para cada idea o concepto presente, usted deberá preguntarse :
• ¿Vale la pena aplicarlo?
• ¿Es lo suficientemente nuevo o ha sido utilizado muchas veces antes?
• ¿Hay cambios que podría hacerle sin desecharlo?
• ¿Qué piensan mis amigos, colegas, superiores o clientes, de la idea?

Implementación. Aquí es, donde tomará valor todo lo realizado en los pasos del proceso creativo. Esta es la etapa en la que se realiza el trabajo. Es donde la idea se convierte en el producto final. Es aquí donde su habilidad, conocimiento, experiencias y el trabajo se unen para crear la solución. La obra terminada del artista creativo. Y, claro, es aquí donde resulta el producto del empresario/emprendedor que presentará a sus clientes para satisfacer una necesidad de ellos.

Concluyo, diciendo que, la creatividad no tiene un proceso definitivo, pero tiene pasos generales en cada etapa del proceso. Valore el proceso de los pasos anteriores en su trabajo y en su vida diaria para ayudarse a resolver problemas, crear nuevos productos y ser más creativo en su vida.

* Contador Público Autorizado
Administrador Financiero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *