YA TODO ESTÁ INVENTADO, YA TODO ESTÁ DICHO

Por:
Félix Miranda Quesada (*)

En un artículo anterior hablábamos sobre los emprendimientos (proyectos para mejorar nuestra situación económica, laboral y social) y la tendencia del ser humano a abandonar o rendirse en el intento. También mencionamos algunas excusas para abandonar o rendirse en el intento, una actitud muy común a la hora de emprender.

En este corto artículo voy a mencionar otra excusa muy frecuente que le impide a las personas, incluso iniciar un proyecto rumbo a su bienestar y el de su familia. Y es, el criterio, muy generalizado, de que “ya todo está inventado” y “ya todo está dicho”. Mito altamente peligroso el cual usted debe borrar hoy mismo de su mente.

Existe algo que se llama “creatividad” y que todos usamos de alguna forma con mucha frecuencia y, aunque muchas personas suelen decir que no son creativas, absolutamente todas las personas utilizan de alguna forma y en algún momento, la creatividad, ya que ésta, en menor o mayor grado es algo innato. Sin embargo, como muchas otras habilidades, la creatividad se puede desarrollar y mejorar, como dicen algunas personas: “ser más creativos”, podemos hacerla crecer y esto se logra, por un lado, con la práctica y por otro, trabajando un poco nuestra imaginación; sí, la imaginación es algo que ayuda a incrementar nuestra creatividad e, imaginar no cuesta mucho. Cuanto más haga las cosas, con mayor regularidad, más desarrollará la capacidad natural para ser creativo. Y, debemos saber, antes de continuar, que desarrollar y aplicar la creatividad, ayuda a reducir el estrés y mejorar su capacidad de resolución de problemas.

Qué podríamos hacer para desarrollar y mejorar la creatividad

En esta breve nota, voy a sugerir, sin que se limite a ellas, algunas prácticas y actitudes que pueden serle de gran ayuda.

* Observar. Observe siempre lo que hacen los demás a su alrededor. La forma en que vemos nuestro entorno ayuda a desarrollar nuestra creatividad y, no necesariamente para hacer o copiar, exactamente, lo que vemos; sino, más bien, para mejorar, cambiar o hacer diferente aquello que observamos y, es aquí donde puede radicar la forma determinante de decir: “no todo está inventado”. Esto abre su mente a nuevas posibilidades y  lo ayuda a inspirarse para construir su propia colección de actividades y formas de hacer aquello que ha observado.

* Arriesgarse. Todo emprendedor debe estar dispuesto a correr riesgos para desarrollar sus habilidades creativas en cualquier proyecto que emprenda y para ello debe tener claro que, el riesgo en su vida siempre existirá, aún sin tomar acción para algún proyecto y, talvez podría afirmar que, puede existir mayor riesgo en la inacción que en la acción. Si bien podría fracasar en su iniciativa, no puede pasar por alto que aumentará su creatividad y desarrollará habilidades que puede usar más adelante.

* Aumente su confianza. Conforme vea su progreso mientras usa su creatividad y habilidades, debería aumentar su confianza y afirmarse en el propósito para no rendirse. Esto representa una auto recompensa que usted se da por sus progresos.

* Escoja la mejor opción para la solución de problemas. En cualquier proyecto o emprendimiento que se lleve a cabo y podríamos decir que como algo inherente a ellos, siempre se presentarán problemas de algún tipo. Pero, recuerde que siempre podrían haber múltiples soluciones. Cuando aborde el problema, no olvide eso y deténgase a valorar las diversas soluciones. Busque entre esas soluciones cuál podría ser la óptima, en lugar de optar por la primera solución que se le venga a la mente. Esto también ayuda a desarrollar sus habilidades y a desarrollar su pensamiento creativo. En la búsqueda de solución para un problema podría descubrir algo innovador para su proyecto.

* Registro de actividades. Algo que muchos emprendedores pasan por alto o no le dan mucha importancia, es registrar en un diario o bitácora los pasos realizados durante el proceso creativo de su proyecto y de cómo solucionaron muchos de los inconvenientes o problemas que se presentaron, incluso aquellos que parecían insalvables. Esto es tan importante que podría ser la semilla para un nuevo proyecto, como veremos en otra de mis entregas.

* Cambiando escenarios. Aunque no profundizaré en este tópico, sí es importante mencionar que conforme se crece como emprendedor y se adquiera experiencia en un campo en particular, es importante empezar a incursionar en el cambio de escenarios o cambio de entornos, hacer este tipo de ejercicio podría facilitarle emprender un nuevo y exitoso proyecto sobre la base del anterior. Solo vea a su alrededor cómo, los emprendedores están trabajando un mismo nicho, pero con escenarios diferentes. Para evitar tecnicismos pondré un ejemplo simple. En algún momento, quienes vendían de forma ambulante empanaditas, utilizaban servilletas para entregar el producto. Un simple cambio como depositar la empanadita en una bolsa plástica y, entregar, además la servilleta podría constituirse en un nuevo proyecto sobre la base de uno anterior. ¿Recuerda cómo se vendían hace algunos años los granizados, copos, raspados (cualquiera sea el nombre que se utilice en su país)? ¿Ha notado los grandes cambios en la venta actual de este producto? Simple creatividad. Profundizaremos en estos temas más adelante.

* Luche contra su miedo al fracaso. Si teme cometer un error o fallar cuando intenta hacer algo nuevo, puede paralizarse y no ser creativo. Siempre van a ocurrir errores. El truco es no rendirse y aprender de ellos. No sería usted ni el primero ni el último que falla.

* Salga de su zona de confort y pruebe cosas nuevas. Haga esto de forma regular para desarrollar su creatividad. Cambiar cosas y hacer cosas fuera de su zona de confort estimula la creatividad. Comience con algo pequeño si no está listo para subir la gran montaña, pero no caiga en la inacción. Dé pasos hacia adelante siempre, observe, pregunte, pruebe, aprenda. No tiene nada que perder y sí, mucho que ganar.

* Sueñe. Estoy seguro que ha oído hablar mucho sobre el tema de soñar; no importa. Voy a repetírselo: sueñe, dedique un poco de su tiempo a soñar, deje que su mente se eleve hasta lo desconocido, hasta lo que ella pueda imaginar, que si puede imaginarlo, puede realizarlo. Soñar conduce a la imaginación y a la creatividad, porque despierta recuerdos y emociones y hasta conocimientos olvidados, sin omitir que lo impulsa a adquirir nuevos conocimientos; a estudiar y a investigar.

Y recuerde que la práctica es determinante cuando se trata de desarrollar su creatividad. Si no realiza sus actividades con regularidad, ya sean mentales o físicas, su creatividad se desvanece, se adormece. Hay muchas formas de desarrollar su creatividad. Encuentre las que funcionen para usted.

Por nuestro éxito, nos leemos en una próxima entrega.

(*)
Contador Público Autorizado
Administrador de Empresas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *